Argentina asume una actitud genuflexa ante el Grupo de Puebla

0
3169

En una columna de opinión anterior escribimos lo que estaba pasando en la toma de decisiones del presidente de Argentina Alberto Fernández (https://usahispanicnews.com/soros-impulsa-a-la-argentina-al-peor-de-los-precipicios/) y para estas fechas vemos exactamente lo que fue sucediendo y la realidad no solo nos dio la razón sino nos demostró que nos quedamos cortos en nuestras apreciaciones e información brindadas.

No solo el presidente argentino cumplió a raja tabla con lo solicitado por el magnate Húngaro George Soros, sino que asistimos al despliegue de las medidas que pretende avanzar sobre las principales empresas y bienes de producción en el país.

Si bien es claro y notorio que el presidente argentino está dedicado a la gestión de la pandemia generando las condiciones necesarias para que la vice presidenta Cristina Kirchner avance desde el congreso con las órdenes que le fueron encomendadas en Cuba en su último viaje (https://usahispanicnews.com/la-venganza-de-cristina-fernandez-y-el-compromiso-de-g-soros-con-el-presidente/).

Aprovechando la crisis sanitaria la trilogía formada por Cristina Kirchner, Máximo Kirchner y Alberto Fernández está tratando de avanzar sobre la propiedad privada excusados en un principio en la necesidad de asegurar la soberanía alimentaria de la nación, la que jamás estuvo en riesgo. Recordemos que argentina produce alimentos para alimentar a 500 millones de personas lo que le asegura todos alimentos necesarios que necesiten, pero el problema radica en la gestión en las políticas aplicadas que son las responsables de la desnutrición endémica y la muerte de personas por inanición en un país extremadamente rico en alimentos.

Son los propios gobernantes los mayores fabricantes de pobres, desde hace 70 años no han generado políticas para erradicar la pobreza, sino que eligieron el camino de generar pobres dependientes o esclavos del estado a través de la mal llamada asistencia social lo que en realidad es proselitismo con dineros del estado.

En este macabro plan es donde radica la raíz del problema porque no hay ningún interés en sacar a esta clase social de la sumisión y dependencia del estado para mantenerlos cautivos del sistema. Las etapas fueron avanzando y ya el problema paso desde el plato de comida a la educación y es aquí es donde aparece el nefasto personaje húngaro a través de sus universidades y ONG adoctrinando y lavando el cerebro a no ya una clase que quiere solo comida sino a los futuros profesionales.

La manipulación de los gobiernos es a través del Grupo de Puebla que es donde sistemáticamente mes a mes se van dictando y dando las órdenes para ejecutar el plan. A las reuniones asisten presidentes en ejercicio, ex presidentes, economistas y dirigentes de partidos de la izquierda iberoamericana.

Si seguimos con atención lo que trasciende de las reuniones y las fechas de las mismas podemos ver una sincronización sistemática con intentos de desestabilizar a gobiernos elegidos democráticamente por sus pueblos. Recientemente sucedio un hecho lamentable en EE.UU. donde perdió la vida un ciudadano afroamericano y las revueltas más allá de los pedidos de la familia de George Floyd se sucedieron perfectamente concatenadas en varios estados del país, pero no sucede lo mismo en países como Cuba o Venezuela donde casos como el de Floyd se ven por cientos a diarios, lo que mínimamente llama la atención la discrecionalidad de los objetivos políticos que persiguen.

Las declaraciones de Rodríguez Zapatero (https://usahispanicnews.com/zapatero-intenta-desestabilizar-a-ee-uu-desde-el-grupo-de-puebla/) quedan perfectamente ajustadas a lo que está sucediendo en EE.UU. pero muy lejos de lograr el objetivo perseguido, han logrado que la población aumente el apoyo al presidente Trump y quedó demostrado en el apoyo económico que le brindaron donde lograron una recaudación de 14 millones de dólares recientemente.  Si bien las encuestas dan una ventaja a Biden estas revueltas terminarán dando un caudal de votos que permitirá la reelección del presidente Trump.

Hay que tener en cuenta que el mandatario se enfrenta al nuevo orden mundial prácticamente solo sin apoyo explicito de las grandes potencias mundiales. Y es en este encuadre en el que el Soros provoca que la clase política que gobierna la argentina se transforme tal cual en una “drag queen” y se trasvista en una especie de súbdito a sus pedidos y provoque la caída de los activos del país, pedido expreso de Soros a Fernández para poder llegar a Argentina con sus empresas en rubros como energía, laboratorios de medicina y universidades.

Y esto lo logra a través del manejo de la pandemia provocando una situación de asfixia económica y el miedo de la población, coyuntura diabólica generada por medidas tomadas por el presidente que ha mandado ya mas de 70 DNU (Decretos de Necesidad y Urgencia).

Estos DNU son un tipo de decretos con carácter de ley, emitidos por el poder ejecutivo y no por el poder legislativo. Este tipo de ley está contemplada en la Constitución Argentina desde 1994), por el cual saltea al parlamento y no da posibilidad de debatir y oponerse. De esta manera están al borde de comenzar un proceso sistemático de expropiaciones de empresas y bienes de la misma manera que comenzó Hugo Chávez en el 2002,  cumpliendo en aquel momento con las ordenes del desaparecido Foro de San Pablo creado en 1990 por los hermanos Castro y Luis Inacio “Lula” Da Silva (https://usahispanicnews.com/una-enfermedad-llamada-foro-de-san-pablo/).

Así es como Argentina (donde su presidente anunció la alta probabilidad de una revuelta social al salir de la pandemia) está comenzando a abdicar a sus intereses nacionales y cediendo al magnate George Soros y sus asociados para transformar a la argentina en una nueva Venezuela, y tener de esa manera la posibilidad de vaciarla tranquilamente.

A mí parecer la clase media trabajadora argentina es la reserva moral que existe para resistir y hacerle frente a esta embestida, están a la deriva sin un gobierno que este pensando en sacar al país adelante sino en poner al país en la misma situación que se encuentra la hermana Venezuela.