Berlín, 28 oct.- La página web del Instituto Robert Koch (RKI), autoridad de referencia en Alemania frente a la covid-19, fue objeto de un ciberataque que la inutilizó durante horas la pasada semana, días antes del ataque incendiario registrado contra su sede.

Según el semanario “Der Spiegel”, el hackeo se produjo el pasado jueves, día 22, unas horas antes de que el presidente del RKI, Lothar Wieler, compareciera ante los medios para abordar la aceleración de la pandemia que se registra en Alemania.

Fuentes del Centro Federal de Información Técnica (ITZBund), adscrito al Ministerio de Finanzas, confirmaron a ese medio el ataque a la página, que quedó inutilizada por el procedimiento “DDos” -Distributec Denial of Service-, cuyo origen se investiga.

Asimismo se investiga el ataque incendiario contra un edificio del RKI, el pasado fin de semana, que causó daños en una parte de su fachada.

Dicho instituto de epidemiología es la autoridad de referencia en esa materia en Alemania; sus recomendaciones o criterios son adoptados como norma de actuación por el Gobierno federal y demás poderes del país.

El RKI reportó hoy un máximo diario de contagios, con 14.964 nuevos positivos de covid-19. De acuerdo con sus datos, en toda la pandemia se han verificado en Alemania 463.157 contagios, con 10.284 víctimas mortales, mientras que hay 326.707 pacientes recuperados.

La canciller alemana, Angela Merkel, se reúne hoy con los líderes regionales para tratar de consensuar nuevas medidas frente a la aceleración de los casos. El propósito es “romper la ola”, como lo denominan algunos medios alemanes, y se baraja dictar una especie de “confinamiento light” que incluye cierre de restaurantes, cines, teatros, museos y demás oferta cultural, así como gimnasios.

Las nuevas medidas se impondrían durante cuatro semanas e incluye restricciones a las reuniones públicas o privadas, además de la recomendación contra cualquier viaje -inclusive dentro del país- que no sea imprescindible.

Estos planes precisan del consenso de los poderes regionales, a los que compete la implementación de cualquier medida relacionada con la pandemia.

Hay resistencia contra la restricciones en los estados federados con menor incidencia de contagios, mientras que Baviera (sur) y Renania del Norte-Westfalia (oeste), los más afectados, piden medidas de alcance nacional y contundentes.