E-commerce la nueva minería peruana

0
295

Perú creció 15 veces más en e-commerce en la última década; además, alcanzaría los US$14 mil millones al 2022.

A pesar que Perú aún se considera un mercado pequeño en la industria del e-commerce, ocupando el sexto lugar en Latinoamérica, sus cifras en la última década han sorprendido.

En el informe desarrollado por el Observatorio E-Commerce de la Cámara Peruana de Comercio Electrónico (CAPECE) se destaca que, en el 2009 el país representaba solo el 1.27% del valor del comercio electrónico en la región; sin embargo, ya para 2019 su lugar es del 5% en este mercado.

Un ejemplo de su gran avance son los periodos 2018 y 2019. La CAPECE resalta que, el comercio electrónico creció un 31% respecto del año pasado, representando uno de los mayores crecimientos en países de la región.

No obstante, todavía está el desafío de disminuir la desconfianza de los consumidores peruanos en el pago online.

Los resultados de la institución destacan que la mencionada industria en el país ha crecido casi 15 veces en la última década, pasando de US$276 millones en 2009 a US$4 mil millones el año pasado.

Según proyecciones de Americas Market Intelligence, el Perú alcanzaría los US$14.000 millones al 2022.

El CEO y Fundador de CAPECE, Helmut Cáceda, señaló a que el desafío a atender en este 2020 por parte de los empresarios, es tomar acciones frente al crecimiento silencioso que ha tenido el e-commerce crossboarder (comercio electrónico transfronterizo).

“El e-commerce crossboarder ha crecido de 14% en el 2015 a 25% en el 2019, lo que nos debería sembrar el sentido de urgencia para fortalecer la confianza en las compras online en portales peruanos”.

El ejecutivo recomendó estandarizar un código de buenas prácticas que ayuden al consumidor local a identificar qué comercios están comprometidos a trabajar de manera correcta y transparente.

El tamaño del mercado de E-commerce en Perú al cierre del 2019 fue de US$4.000 millones, de los cuales, 63% fueron compras a través de tarjeta de Créditos, 10% con tarjeta de débito y un 27 % sin tarjeta.

Entre las categorías que tuvieron un mayor crecimiento en el país se encuentra muebles y electrodomésticos (23%), juegos y hobbies (22%), y cuidado personal y food (22%), siendo esta última la categoría que más creció en Lima gracias a los aplicativos de delivery.

Según Cáceda, Lima y Callao todavía concentra la mayor cantidad de transacciones digitales con un 65%. “Trujillo representa el 15%, Arequipa el 12% y resto el 10%”.

Pese a ese crecimiento del e-commerce en el país, todavía enfrenta un reto pendiente: disminuir la desconfianza online.

“Una de las barreras para impulsar el sector y en el que, sí podemos impactar directamente trabajando juntos como ecosistema, es fortalecer la Confianza en las Compras Online”, afirmó.

Finalmente, hizo un llamado al Estado para generar incentivos tributarios, y disminuir el Impuesto General a las Ventas (IGV) para las empresas que vendan en el canal e-commerce, tal y como hacen en otros países, y que podría atraer a millones de MYPES que aún no ven Internet como un canal atractivo para crecer, sobre todo en provincias.

Tras el inicio del aislamiento obligatorio, el peso del comercio electrónico se elevó durante la última quincena de marzo hasta 25.7% y, en abril, llegó al 49.1% del consumo privado total, según Niubuz.

El comercio electrónico es una herramienta cada vez más utilizada para mitigar el impacto del Covid-19 en los distintos negocios. Ante un entorno marcado por el estado de emergencia y las medidas de distanciamiento social, el e-commerce concentra hoy casi la mitad del consumo privado total, según cifras de la unidad de Business Intelligence de Niubiz (antes VisaNet).

El cambio radical desencadenado por la emergencia en los hábitos de consumo aceleró la curva que le permitía al comercio electrónico duplicar su crecimiento cada dos años.

Así, mientras su participación sobre el consumo total se mantuvo alrededor del 12.5% entre enero y los quince primeros días de marzo (previos a la cuarentena), el comercio electrónico representó el 25.7% del consumo privado total durante las dos últimas semanas de marzo. En abril, dicha cifra se incrementó hasta el 49.1%. Perú: Comercio electrónico movió casi el 50% del consumo privado en abril, tras el inicio del aislamiento obligatorio, el peso del comercio electrónico se elevó durante la última quincena de marzo hasta 25.7% y, en abril, llegó al 49.1% del consumo privado total, según Niubuz.

“El e-commerce permite llevar la oferta de los comercios a mercados más amplios, de forma eficiente y manteniendo las medidas de distanciamiento social. Esto se hace aún más necesario en la nueva coyuntura. Hoy la tecnología nos permite tener desde soluciones como Pago Link, para todo tamaño de negocio, hasta el desarrollo de apps integradas a los sistemas de negocio para comercios más sofisticados”, señaló Diego Conroy, gerente general de Niubiz.

Sectores que no consideraban al e-commerce como un canal prioritario antes de la emergencia, hoy están adaptándose rápidamente. Desde retailers hasta farmacias, veterinarias, bodegas y distribuidores de gas están utilizando el comercio electrónico como la herramienta prioritaria para reactivar sus ventas. Las farmacias y las veterinarias, por ejemplo, incrementaron sus ventas en dos y tres veces más, respectivamente, gracias al comercio electrónico.

Si bien la tendencia del e-commerce peruano ha venido creciendo, todavía nos encontramos por debajo de países de la región como Argentina o Brasil. Esta es una muestra del gran potencial que aún existe para esta solución”, dijo Conroy.

Perú creció 15 veces más en e-commerce en la última década; además, alcanzaría los US$14 mil millones al 2022. Conoce aquí cómo se está desarrollando este mercado emergente.

A pesar que Perú aún se considera un mercado pequeño en la industria del e-commerce, ocupando el sexto lugar en Latinoamérica, sus cifras en la última década han sorprendido.