Economía española sufre los embates del Covid 19

0
108

La economía española no se encuentra en buen estado de salud y prueba de ello es la cantidad de fábricas y empresas que vienen cerrando sus puertas en los últimos meses.

El cierre de la fábrica Nissan, los despidos en la metalúrgica Alcoa fueron las últimas muestras del estado del sector fabril español.

Los sindicatos reclaman medidas urgentes y a largo plazo. La patronal lamenta que el sector apenas supone un 14% del PBI nacional (16% sumando la energía) cuando el objetivo que marcó la Unión Europea para 2020 era del 20%. La inestabilidad política y las reformas pendientes amenazan con herir de muerte a un sistema que todavía emplea a más de 2 millones de personas, pese a haber perdido 132.000 puestos de trabajo en la última década.

La crisis del Coronavirus solo ha acentuado esta desaceleración. Más allá de la parálisis del tejido productivo y la caída coyuntural de la demanda que han afectado a toda Europa por la pandemia, las instituciones españolas no se han preocupado por garantizar los derechos de los trabajadores y mantienen una reforma laboral que abarata el despido.

Mientras en el resto de países van de la mano para salir juntos de esta crisis, más allá de ideologías, en España los políticos van por un lado y la sociedad por otra.

Además está más que claro que el gobierno de izquierda español no entiende las necesidades de su pueblo y continúa mal gastando el dinero disponible en reformas poco ortodoxas que terminan en la nada.

Si bien en muchos casos estos cierres han afectado a empresas que ya traían problemas desde antes que apareciera la pandemia, la realidad es que España no cuenta con centros de decisión, es decir, que esos despidos o cierres se deciden fuera del país, pese a que afectan a los trabajadores en España.

En estos días el gobierno español implementará una inyección de capital de unos 3,5 mil millones de euros a la industria automotriz para tratar de salvarla de que caiga aún más bajo y arrastre con ella los trabajos de decenas de miles de trabajadores.

En definitiva el problema va más allá del cierre de Nissan. El sector automotriz es un sector estratégico en España ya que ese país es detrás de Alemania el segundo productor de coches de Europa, y aporta un 9% del empleo nacional.

En los últimos años han habido algunas variantes en el sector que también contribuyeron a la baja en producción y es que de fondo hay un problema más complejo: el cambio del modelo de industria, la digitalización, el respeto por el medio ambiente, y la importancia de la investigación, desarrollo e innovación son fundamentales para entender la nueva realidad que requiere una inversión que los distintos gobiernos españoles incluyendo el gabinete de Pedro Sánchez han ido retrasando y en algunos casos reduciendo.

El peligro de un rebrote del Covid 19

La economía española será la que más sufrirá el impacto de la pandemia de todos los países analizados por la OCDE si se produce un rebrote de la infección. El PBI de España caería este 2020 un 14,4%. Las razones que lo explican son la caída de la demanda interna, debido a la destrucción del empleo y el cierre de la actividad junto con el descenso la demanda externa, especialmente en los servicios turísticos indicó el informe. El diagnóstico es coincidente con el que hizo recientemente el Banco de España que situó la pérdida esperada del PIB en el peor escenario en el 15,1% y advirtió que la economía del país sería la que sufriría una mayor contracción de la zona euro. En el caso de que no hubiese un rebrote, obviamente la recesión sería menos intensa y llegaría al 11,1%, aunque sería la mayor de la historia reciente española.