Economía: gobierno izquierdista español va por el mal camino

0
332

España actualmente tiene una especie de gobierno dividido en dos, uno es el socialista bolivariano, es decir el más extremista y apátrida de Occidente, con 15 ministros nombrados por su presidente Pedro Sánchez; y otro mucho más peor, el comunista bolivariano financiado por las narco dictaduras Latinoamericanas, que cuenta con cinco ministros nombrados por Pablo Iglesias. Son 20 ministros en total de los cuales cuatro son vicepresidentes.

Lo único que tienen en común estos retrógrados con ideales social-comunistas, es que no pretenden instaurar un gobierno sino un régimen totalitario destruyendo la Constitución y la democracia en el país europeo.

En concreto Sánchez ya ha explicado que piensan implantar un cordón sanitario a las ideas, un nuevo sistema de terror rojo como en la guerra civil.

Y lo peor y más grave de todo es que el tribunal supremo, va a dar cobertura jurídica para la actuación de Sánchez fuera de la ley, cuando a este política o económicamente le convenga, algo que ya ha anunciado que piensa hacer.  Es decir, dictadura política y expropiación de la riqueza de las familias.

Todo esto agravado en estos meses por la llegada de la terrible pandemia que no hizo más que encubrir el aparato que siguió en movimiento sin pausa durante la misma tejiendo las patrañas que la izquierda extremista viene llevando a cabo desde la asunción de Sánchez.

Y en lo económico lo primero es que el 80% de las familias españolas será más pobre que hoy a fin de año. Primero por la mayor subida fiscal que haya tenido España en su historia, en la que no sólo se vieron afectados los ricos sino todos los españoles. Y en segundo lugar por la influencia del Covid 19 que asesto un golpe muy duro a ya golpeada economía del país.

Los efectos económicos de la emergencia sanitaria del coronavirus ponen a prueba la viabilidad de la economía global, pero amenazan con golpear a unos países más que a otros. La imprevisión, insolvencia y negligente gestión del grupo PSOE/Podemos enlentecen la reacción económica de España.

El país europeo necesita que los partidos de oposición se unan y den un giro hacia posiciones que, tras el auxilio del Banco Central Europeo, faciliten la recuperación lo antes posible. No caben parches en un contexto de recesión y de caída de precios. La intervención debe ser profunda y, al mismo tiempo, con bisturí para ajustar las medidas a las necesidades de cada sector. En caso contrario, el Gobierno conducirá al país al desastre y a la ruina.