EL AGUA COMO DADORA Y ESENCIAL ELEMENTO PARA LA VIDA Y EL BIENESTAR (parte 1).

0
515
EL AGUA COMO DADORA Y ESENCIAL ELEMENTO PARA LA VIDA Y EL BIENESTAR (parte 1).

ALICE BELLEZA BIENESTAR & MODA ®

Por Alicia Ortega Alejo.

Esteticista. Quiromasajista. Especialista en imagen personal.   

 

El agua, ese elemento sin el cual la vida no existiría!. Todo ser vivo necesita del agua para existir. El ser humano no es una excepción, ya que el 70% de su masa es agua. No podemos olvidar que el agua tiene una importancia excepcional durante el período de gestación. El feto humano, durante los aproximadamente 10 meses lunares en que se forma dentro del útero materno, está rodeado de agua. Sin duda como vestigio de nuestro origen marino.

Desde la antigüedad el hombre ha puesto a su disposición los medios que ha tenido a su alcance para combatir los procesos morbosos, tales como la dieta, el frío, el calor, el reposo, el ejercicio y por supuesto, como no, el agua. Pero no solo el agua se ha utilizado para remediar enfermedades sino que, desde muy antiguo el agua ha sido un elemento muy importante en la belleza y Salud, entendiendo esta como sustancia usada para el bienestar en ausencia de enfermedad.

Los griegos fueron grandes impulsores a la hora de utilizar el agua con fines de higiene y para preservar y restablecer la salud. Minerva aconsejó a Hércules que se sumergiese en las aguas /aguas de Minerva) para así eliminar sus dolores físicos. La civilización romana superó a la griega en cuanto a la importancia del uso del agua con fines medicinales y estéticos. No en vano fueron los romanos quieren crearon las termas siendo las de Caracalla de mucha importancia ya que tenía cabida para 3000 personas.

La hidroterapia, como tal, tuvo su origen en Vitrubio (80 a.C. al 15 a.C.) y Plinio (23 d.C. al 79 d.C.). Ambos clasificaron las aguas de acuerdo a sus propiedades salutíferas. Se puede afirmar que, dentro de esa clasificación, existían las aguas albuminosas, indicadas en parálisis, las sulfurosas, para las enfermedades nerviosas e incluso el agua de mar, que tenía propiedades curativas frente a tumores.

Durante el cristianismo se abolió el uso de baños como medida higiénica llegando incluso a destruir las termas romanas existentes. Durante el Renacimiento se comenzó a usar el agua como agente terapéutico de acuerdo a textos escritos por Hipócrates y Galeno. Pensaban que el agua tenía efecto purgante y purificador. No fue hasta el siglo XVIII cuando el agua se empleó en forma de chorros, en baños, duchas, combinados con masajes. Conocidos son los baños de asiente para el alivio de las hemorroides, y los actuales baños de maniluvio y pediluvio, de comprobado efecto terapéutico.

En la Edad Media, en España, la cultura musulmana contribuyó a la asistencia del paciente psiquiátrico según las costumbres procedentes de los prósperos núcleos intelectuales de Oriente. Se fundaron los bimaristanes que fueron una de las mejoras introducidas por la civilización islámica, precediendo al hospital moderno. La primera de estas instituciones en la Península Ibérica fue el Maristán de Granada, fundado en 1367 por Muhammad V, y que constituyó uno de los principales centros de atención a pacientes psiquiátricos de gran relevancia para musulmanes y cristianos en el territorio ibérico.

Hoy en día se debe de dar respuesta al uso del agua para tratar ciertas afecciones y sobre todo, en el bienestar físico en ausencia de enfermedad. El uso de spa (nombre cuyo origen más aceptado proviene de la localidad del mismo nombre y que está ubicado en la provincia belga de Lieja, y no como otros autores que atribuyen el nombre del acrónimo latino salus per aquam). El término spa se utiliza en la actualidad como centro de recreo u ocio que utiliza el agua común para terapias de relajación, ya que si se usasen aguas minero medicinales, se estaría ante un establecimiento sanitario a cuyo frete debería de estar un facultativo médico especialista en hidroterapia.

La próxima entrada hará un repaso histórico de la hidroterapia en los siglos XIX y XX.