Bogotá, 9 sep.- El alto comisionado para la paz de Colombia, Miguel Ceballos, hizo este miércoles un llamado al país para unirse “contra los violentos” responsables de las masacres contra la población civil, justo cuando se conmemora el día Nacional de los Derechos Humanos.

“La vida de todos los colombianos debe ser protegida y defendida. Unámonos todos contra los violentos, contra aquellos que están cometiendo estos homicidios, estas masacres contra nuestros jóvenes, contra nuestros campesinos, contra nuestros líderes sociales”, dijo Ceballos.

Según el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) 218 personas han sido asesinadas en 55 masacres ocurridas en Colombia durante el 2020, matanzas que han generado el repudio general del país y organizaciones internacionales, y por las que la sociedad exige al Gobierno justicia y protección de los derechos humanos.

MASACRES CONTRA FUERZA PÚBLICA

El alto comisionado recordó hoy el atentado terrorista de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) contra la Escuela de Cadetes de la Policía en Bogotá, que en enero del año pasado dejó 22 muertos y 66 heridos, ataque que calificó como la más grande masacre de los últimos años.

“No olvidemos que la más grande de las masacres en estos últimos años fue cometida contra 22 jóvenes estudiantes inocentes de la Escuela General Santander”, aseguró.

También pidió al país no olvidar que detrás de estas matanzas están “grupos como el ELN, como el Clan del Golfo, como los Caparros, los Pelusos (un reducto del Ejército Popular de Liberación -EPL-) y especialmente las disidencias de las FARC”.

Ceballos cuestionó a los disidentes de la antigua guerrilla de las FARC “que tuvieron la oportunidad de hacer la paz, de dar tránsito a la legalidad y la rechazaron y hoy la atacan”.

El funcionario además recordó el asesinato de tres soldados y un cabo el pasado 31 de agosto cuando hacían trabajos de erradicación de cultivos de coca en la convulsa región del Catatumbo que hace parte del departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela.

“Ni una masacre más, ni un muerto más, estos grupos que se ensañan contra los colombianos para proteger un negocio ilícito como es el del narcotráfico y el de la minería de extracción ilícita deben cesar en su accionar”, avanzó.

SOMETIMIENTO A LA JUSTICIA

El alto comisionado resaltó la ruta dispuesta por el Gobierno para los miembros de grupos armados que quieran someterse a la justicia y abandonar las armas de manera individual, proceso en el que el Estado les ofrece beneficios jurídicos y socioeconómicos.

“Ahí está el camino del Estado que ha creado el Decreto 965 para hacer tránsito a la legalidad, llamamos a todos los miembros de estos grupos que se están ensañando contra los colombianos para que dejen la violencia, tomen la ruta del tránsito a la legalidad”, subrayó.

“No más muertos, no más violencia, estos grupos deben cesar en su accionar y respetar la vida de todos los colombianos”, agregó.

TXT