El Departamento de Policía de Phoenix busca mayor diversidad

0
1004
Policías participan en un operativo de seguridad en Phoenix, Arizona, Estados Unidos. EFE/Archivo

Phoenix (AZ), 19 mar (EFEUSA).- El Departamento de Policía de la Ciudad de Phoenix intensifica sus esfuerzos por contratar más policías de las minorías, entre ellos latinos y mujeres que traigan mayor diversidad a sus filas y reflejen a la comunidad que sirven y protegen.

“Nuestra misma comunidad nos está pidiendo que hagamos este esfuerzo, es importante que un departamento policiaco sea diverso, aunque a veces lograrlo no es una tarea fácil”, dijo a Efe Luis Samudio, vocero del programa de enlace comunitario del Departamento de Policía de Phoenix.

De esta forma, la Policía local busca que sus agentes reflejen la diversidad que mostró el último censo, según el cual el 40 % de la población de la ciudad es de origen latino.

Sin embargo, los latinos representan solo el 15 % del total de los agentes del Departamento de Policía de Phoenix, mientras que solo el 13 % son mujeres y el 4 % son afroamericanos.

Con esta iniciativa, el departamento espera contratar a 600 nuevos agentes en los próximos tres años.
Un trabajo que, de acuerdo a Samudio, tiene sus dificultades, especialmente entre los latinos, ya que, apuntó, muchas familias no quieren que sus hijos sean policías debido a problemas ocurridos anteriormente con la comunidad. “Algunos de ellos vienen de países donde la policía no tiene una buena reputación,”, explicó el vocero.

Además, las relaciones entre los departamentos policiales en Arizona y la comunidad latina se vieron dañadas después que en 2010 se aprobara la ley estatal SB1070, que permitía a los agentes poder cuestionar el estatus migratorio de las personas que “sospechasen” que eran indocumentados.

El Departamento de Policía fue criticado después de que uno de agentes matase en diciembre pasado al afroamericano Rumain Brisbon durante un forcejeo con la novia e hija del occiso como testigos.

Lydia Guzmán, directora del comité de inmigración de la Liga de Ciudadanos Americanos Unidos (LULAC) en Arizona, consideró que el hecho de que el Departamento de Policía en Phoenix esté tratando de contratar a más policías de las minorías es un primer paso para aliviar los “roces” con la comunidad latina.

Guzmán señaló a Efe que la SB1070 está “quebrando la confianza entre la comunidad latina y el departamento de policía”, debido a que este tipo de legislaciones son “muy confusas, inclusive para los mismos agentes”.

La defensora de los derechos civiles espera que los nuevos reclutas cuenten con el entrenamiento necesario para tener una “buena” relación con las comunidades minoritarias de la ciudad.
“Muchas de las quejas que recibimos nosotros sobre los policías es sobre abuso de autoridad y deseos de fungir como agentes de inmigración”, dijo Guzmán, quien también representa a la organización Respect/Respeto, quienes cuentan con una línea telefónica de denuncias.

Samudio indicó que el Departamento está interesado en reclutar a personas que formen parte de las comunidades de minorías en Phoenix, ya que éstos conocen sus vecindarios y sirven de enlace con sus vecinos. Además, estos agentes se vuelven además un “modelo” a seguir para las generaciones futuras.

Por ello, Samudio dijo que están visitando universidades e iglesias locales para llevar este mensaje de reclutamiento, que se repite en otros muchos departamentos policiacos locales y estatales de todo el país que también buscan contratar más policías latinos y afroamericanos.