Bogotá, 26 ago.- Las masacres de los últimos días en Colombia, que han dejado 40 muertos, muestran que el principal problema del país son las economías ilícitas, aseguró este miércoles el consejero presidencial para la Seguridad Nacional, Rafael Guarín.

El funcionario afirmó en una rueda de prensa con la prensa extranjera que las matanzas “en gran parte, no en su totalidad, han ocurrido en áreas de economías ilícitas donde hay disputas de distintos grupos armados organizados, en especial por el narcotráfico y la explotación ilícita de minerales”.

“Desde nuestra perspectiva, lo que está claro cuatro años después de la firma de la paz es que el problema no eran tanto las FARC sino la economías ilícitas y lo siguen siendo”, aseguró.

Desde el pasado 11 de agosto se han perpetrado en el país ocho masacres en los departamentos de Valle del Cauca, Nariño, Cauca, Antioquia, Arauca y Norte de Santander, la última de las cuales tuvo lugar ayer en una carretera del municipio de Ábrego, que hace parte de la convulsa región del Catatumbo, donde fueron asesinados tres hombres jóvenes.

DISPUTA ENTRE GUERRILLAS

“En el caso del Catatumbo hemos tenido en los últimos dos o tres años una situación muy difícil, hay una situación de confrontación entre el ELN y Los Pelusos”, dijo sobre el enfrentamiento entre la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional y un reducto del Ejército Popular de Liberación (EPL) por el control de los espacios que dejaron las FARC tras la firma de la paz en 2016.

Tras enumerar algunas de las regiones de Colombia en las que el ELN, el EPL, las disidencias de las FARC y bandas criminales se disputan los territorios, Guarín afirmó que en muchas de esas zonas hay vacíos institucionales o, si hay presencia del Estado, es “precaria”.

“El problema de fondo está en las economías ilícitas, en la debilidad de la presencia del Estado”, dijo el asesor presidencial, quien señaló que en las regiones con esos conflictos “no se ha terminado de construir la nación, el Estado”, lo que se manifiesta no sólo en la violencia sino también en las dificultades de la gente para acceder a la justicia o a los servicios esenciales.

MÁS INVERSIÓN SOCIAL

En su opinión, la solución para esas áreas está en “acelerar los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET)”, una iniciativa del Gobierno que busca la transformación en un periodo de 15 años de los 170 municipios más afectados por la violencia, por los cultivos ilícitos, la pobreza y el abandono estatal.

“Para el presidente (Iván) Duque la respuesta no es tropa, más tropa, más policía. Tenemos que tener una fuerte presencia de las instituciones y servicios esenciales y un enfoque que permita sustituir economías ilícitas por lícitas. Si no lo logramos el problema simplemente no se va a resolver”, subrayó.

CONTROVERSIA SEMÁNTICA

Guarín se refirió además a la controversia causada por el presidente Duque al referirse a las masacres como “homicidios colectivos” y aseguró que eso se debe a que desde 2003 esa es una de las maneras que tiene el Ministerio de Defensa de clasificar las matanzas.

Sin embargo, aseguró que lo que se debe tener en cuenta es que están ocurriendo hechos “donde están asesinando personas, esa es la realidad que a nosotros como Gobierno nos debe preocupar”.

El funcionario afirmó que a la discusión semántica “se le ha dado un tono político”, en el sentido de que pareciera que el Gobierno pretende negar “la gravedad de los hechos”, pero aseguró que no es así porque se trata de crímenes “extremadamente graves que ojalá no sucedan y que ojalá no haya impunidad”.