Evento 201: así se planeó la pandemia del COVID

0
377
El presidente de Microsoft, Bill Gates. EFE/Archivo

El evento 201 consistió el simulacro de pandemia que Bill Gates promovió en el 2019, simuló un brote de un nuevo coronavirus zoonótico transmitido de murciélagos a cerdos y de cerdos a personas. Este sería de fácil contagio entre humanos, por lo que generaría una severa pandemia

¿Es Bill Gates es el creador del coronavirus? ¿Bill Gates predijo la epidemia del Covid-19? ¿Bill Gates sabía de este virus y lo anticipó en su charla TED del 2015?

De lo que casi nadie habla es del poco conocido Evento 201.

El 18 de octubre de 2019 se realizó el Evento 201 en Nueva York. Se trató de “un ejercicio de pandemia de alto nivel”. Fue desarrollado por el Centro de Seguridad de la Salud de la Universidad Johns Hopkins (la misma que desarrolla el mapa de muertos y contagiados de coronavirus), el Foro Económico Mundial y la Fundación de Bill y Melinda Gates.

Participaron de este evento personalidades destacadas del mundo de los negocios, de instituciones gubernamentales y representantes del sector salud del mundo. Ellos tuvieron la función de liderar una respuesta política dentro de un escenario de un brote ficticio.

“En los últimos años, el mundo ha visto un número creciente de eventos epidémicos. Estos eventos están aumentando y son perjudiciales para la salud, las economías y la sociedad”, argumenta la web del Evento 201.

El principal objetivo de este evento 201 era identificar las áreas en las que fueran necesarias las alianzas del sector público en privado para lograr una respuesta eficiente y reducir las consecuencias económicas y globales.

La simulación constaba de un virus de origen animal transmitido de cerdos a personas e hipotéticamente originado en una granja porcina de Brasil. En este escenario, la enfermedad comenzaba a propagarse rápidamente de persona a persona y no hay posibilidad de encontrar una vacuna durante el primer año para evitar la propagación de esta supuesta enfermedad. En esta simulación, todo termina a los 18 meses con 65 millones de muertes totales. Durante el “Evento 201” se midieron los aspectos que afectan a la sociedad ante una gran pandemia, con el fin de identificar el modo de disminuir sus consecuencias económicas y sociales a gran escala. Este tipo de simulacro se denomina “Simulación in situ”, una modalidad para aplicar la metodología de simulación clínica en centros de salud y otras organizaciones de la sociedad que apoyan ante emergencias y desastres.

Esta práctica permite detectar falencias ante desastres a gran escala, como el coronavirus, y resolverlas para mejorar la atención, de forma que esta sea cada vez más completa, segura y eficaz no solo para los pacientes y quienes trabajan en salud sino para toda la comunidad.

Luego del evento 201 se realizó un completo análisis de las fortalezas y debilidades de cada organización participante, su equipo humano y recursos existentes, lo que fue de utilidad para la preparación ante la emergencia Covid-19.

El ejemplo de esta simulación en el evento 201, en octubre del año pasado, nos demuestra que la simulación en estos casos construye equipos de trabajo, respuestas rápidas ante las emergencias, comunidades resilientes y en calma frente a estas situaciones, fortaleciendo así las políticas públicas, los sistemas de salud y los programas sociales, estamentos esenciales para responder a las crisis que provoca un brote epidemiológico como el coronavirus. Como parte de sus conclusiones, el evento 201 elaboró un informe final en el que señalaban los principales puntos a seguir.

  • Alianzas entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas para planificar las capacidades corporativas esenciales.
  • Creación de contramedidas médicas que permitan una distribución rápida y equitativa de medicamentos y recursos.
  • Buscan mantener los viajes y el comercio activos
  • Proporcionar recursos y apoyo para el desarrollo vacunas, terapias y diagnósticos.
  • Que las empresas globales reconozcan la carga económica y hacer planes que les permitan estar mejor preparadas.
  • Las organizaciones internacionales deberían priorizar la reducción de impactos económicos.
  • Desarrollar métodos para combatir la información errónea y las ‘Fake News’.

Debido a la cercanía de ambos eventos, algunos comenzaron a especular sobre una supuesta relación entre esta simulación y la pandemia actual.

No obstante, el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud salió a desmentir que tuvieran algún conocimiento previo y aseguró que sus intenciones eran completamente científicas. “Para ser claros, el Centro para la Seguridad de la Salud y sus socios no hicieron una predicción durante nuestro ejercicio de mesa. Para el escenario, modelamos una pandemia ficticia de coronavirus, pero declaramos explícitamente que no era una predicción. En cambio, el ejercicio sirvió para resaltar los desafíos de preparación y respuesta que probablemente surgirían en una pandemia muy severa.”, señalaron en un comunicado.

El evento 201 es entonces el simulacro de pandemia que todos conocen y esconden, como si no supieran lo que va a ocurrir, y lo saben, pero ya todos están contentos porque tienen su protagonismo.

Preparémonos porque lo peor está por venir. Que se dios se ampare de nosotros