Exigen eliminar el modelo de cuota de inmigrantes detenidos en centros de ICE

0
961
La representante estatal Lucille Roybal-Allard (D-37) del estado de California (Estados Unidos). EFE/ARCHIVO

Washington, 12 mar (EFEUSA).- La representante demócrata Lucille Roybal-Allard y líderes de organizaciones proderechos civiles y humanos hicieron hoy un llamado al Congreso para que elimine el “arbitrario” mandato de mantener una media de 34 mil indocumentados detenidos diarios.

Los grupos y la representante por California exigen al Congreso que retire la norma conocida como “mandato de camas 101”, establecida en 2005 y que obliga al ICE a tener detenido a dicho número de inmigrantes de media en proceso de deportación o juicio migratorio en sus centros de detención privados, estatales y locales.

El llamado coincide con la solicitud del presupuesto anual por parte del secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, en el que se incluyen fondos para mantener la cuota de las camas ocupadas en los centros de detención.

“La cuota de la cama de detención es irresponsable, tanto fiscal como moralmente. Simplemente no tiene sentido el exigir a nuestras autoridades de inmigración el mantener encerradas a personas sólo para cumplir con un mandato arbitrario del Congreso”, dijo Lucille Roybal-Allard. “En lugar de esta cuota innecesaria, debemos permitir mayor flexibilidad para que ICE encuentre formas inteligentes, humanas y económicas de hacer cumplir nuestras leyes de inmigración”.

Durante una teleconferencia con medios de comunicación, una salvadoreña que se encuentra en proceso de deportación después de seis meses de reclusión expuso su caso. Dijo que pese a que sus cinco hijos son ciudadanos estadounidenses, tres de ellos fueron recluidos junto con ella en el Centro de Detención Eloy, ubicado en Arizona.

Mencionó que en este momento se encuentra en proceso de deportación y que el 21 de abril de 2015 tendrá su audiencia en una corte de migración para saber cuál será la decisión del juez.

“Mi hijo de 11 años perdió la terapia de lenguaje, porque mi esposo se quedó con él pero no sabía ni guisar un huevo, sólo se dedica a trabajar. Mi niño no habla bien, es de lento aprendizaje y siempre tiene terapias de lenguaje”.

De ser deportada, agregó, tres de sus hijos, todos menores, se quedarán con el padre en el país que los vio nacer, mientras que los dos niños más pequeños, uno de 11 años y otra de seis, se irían con ella a residir en México.

“Creo nos tendríamos que ir a Nayarit”, dijo. “Yo soy originaria de El Salvador pero mis papás murieron en México y mi esposo es originario de allá”.

Afirmó que las autoridades del centro de detención se interesaban más por que los internos cumplieran con su trabajo en el interior que por sus necesidades básicas.

A fines de enero de este año, dos organizaciones de defensa de inmigrantes, el Detention Watch Network y el Center for Constitutional Rights, demandaron al gobierno para que les entregue documentos que expliquen cómo implementa la cuota federal que obliga a mantener a al menos 34.000 detenidos en cárceles de forma diaria.

La demanda fue interpuesta en la corte del distrito sur de Nueva York en contra del ICE y del Departamento de Seguridad Nacional.

Las demandas exigen la eliminación de las cuotas de detención, ya que no creen que la gente deba ser recluida debido a su estatus migratorio.

El organismo pro inmigrante Oneamerica también se ha pronunciado con relación a la disposición federal y dijo a Efe que la detención de indocumentados en este país se ha vuelto un negocio.