Su majestad el rey Felipe VI, encargó el día 2 de Febrero, la formación de gobierno al líder del PSOE Pedro Sánchez, después de que por segunda vez en menos de diez días, el líder del PP y ganador de las elecciones generales Mariano Rajoy, desistiera de asumir su responsabilidad de formar gobierno, como partido más votado, aludiendo a la falta de apoyos para su investidura y la formación de un gobierno estable.

Han tenido que pasar 11 legislaturas, desde la instauración democrática que sucedió al franquismo, para que se dé un hecho de este calibre. El partido que gana, se niega a gobernar y el segundo partido más votado, con el peor resultado de su historia, pretende hacer encaje de bolillos para llegar al palacio de la Moncloa.

La mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados español la dan 176 diputados, lo que está muy lejos de los 119 escaños conseguidos por el PP o los 89 del PSOE. Para conseguir formar gobierno, Sánchez deberá pactar con los nuevos partidos, aunque la negociación se prevé bastante complicada, ya que la amalgama que forman la izquierda radical e independentistas de Podemos, no quieren ni sentarse al lado de los centristas de Ciudadanos. Solo cabría la posibilidad de buscar una tercera vía con los independentistas catalanes, lo que entraría en conflicto con las líneas rojas marcadas por la propia dirección federal del partido de Pedro Sánchez.

Las cábalas contemplan diferentes posibilidades, en las que los apoyos y abstenciones, jugaran un papel determinante, sin olvidar el reparto de ministerios y control de organismos públicos que algunos quieren anteponer a los posibles acuerdos de programas. En cualquier caso, se estiman unas semanas difíciles para cerrar cualquier acuerdo y aún sin comenzar ya empieza a vislumbrase la posibilidad de una nueva convocatoria electoral.

———————————————————–

USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

 

 

1 Comentario