Jerusalén, 22 feb.- Las autoridades israelíes derribaron la casa de una familia palestina en el barrio de Beit Hanina, en Jerusalén Este, por carecer de los permisos de construcción requeridos, informaron medios locales.

Un equipo de demolición y varios efectivos de las fuerzas de seguridad se presentaron al amanecer en la vivienda familiar de Luay Abu Rmouz sin notificación previa, y derribaron el edificio, dejando al propietario, su mujer y cinco niños sin hogar, informó la agencia de noticias Maan.

Abu Rmouz aseguró que la evacuación se hizo bajo punta de pistola y que no se les permitió rescatar ninguno de sus enseres antes de que la casa fuera reducida a escombros.

Fuentes policiales declinaron dar información sobre el asunto y no confirmaron si sus fuerzas participaron en el desalojo.

Hace dos semanas un tribunal emitió la sentencia de demolición de la infraestructura porque esta se construyó sin los permisos requeridos, una decisión que Abu Rmouz tenía previsto apelar.

Según el dueño, la vivienda se levantó hace siete años y en este tiempo ha pagado unos 80.000 shekels (20.525 euros) en multas mientras trataba de obtener sin éxito las autorizaciones necesarias.

Preguntado, el Ayuntamiento de Jerusalén no hizo comentarios sobre el caso.

La comunidad palestina de la parte oriental de Jerusalén, ocupada por Israel desde 1967, ha denunciado en numerosas ocasiones que las viviendas son ilegales porque el Estado no concede los permisos necesarios para construir en los poblados árabes.

Según datos de la ONU, las autoridades israelíes han demolido 33 estructuras palestinas en Jerusalén Este desde que comenzó este año, seis de ellas habitadas por familias en el momento del derribo.

Estas demoliciones han provocado el desplazamiento de 63 personas, incluidos 31 menores, y han afectado a otras 168.