La capital de España Madrid y Jerusalén la capital de Israel políticamente hermanadas 

0
79
La capital de España Madrid y Jerusalén la capital de Israel políticamente hermanadas 

El efecto Ayuso se ha dado en llamar a la actitud de la presidenta de la Comunidad de Madrid quien ha arrasado en las urnas a una izquierda con claros sesgos antisemitas.

La política madrileña y española ha dado un giro a la derecha conducida por la ya famosa presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso. Una amiga de Israel que está dejando paralizada a una izquierda que huele a rancio antisemitismo y que se abroga el epíteto de ser antifascistas. El fantasma del fascismo ha sido agitado por esa izquierda marxista-leninista que ha querido asustar a los madrileños en particular y a los españoles en general para ganar votos en unas elecciones que tenía perdidas antes de empezar.

En una frase atribuida a Isabel Díaz Ayuso la presidenta dijo: “no es casualidad que los enemigos de la libertad sean los que profesan odio a Israel”.  La izquierda española manifiesta un odio a los judíos y por ende a Israel como no se había visto hace muchos años en España. Las generaciones de nuevos españoles se encuentran con un panorama de viejos tópicos contra los judíos que la izquierda está reeditando y distribuyendo en su particular editorial del odio antisemita.

En la semana en la que vamos a celebrar la capitalidad indivisible de Jerusalén los ataques contra Israel por decir que Jerusalén es su capital se verán acrecentados entre la extrema-derecha y la extrema-izquierda antisemita que contaminarán más si es posible la política de medio mundo. Los países gobernados por la izquierda especialmente tienen el sesgo antisemita por excelencia del odio a los judíos. El primer signo de antisemitismo es no reconocer lo evidente, que Jerusalén es la Capital Indivisible de Israel.

En estos días Israel también se juega su futuro por la lección de un primer ministro que sustituya a Netanyahu. Con todos los rechazos que pueda concitar en su persona al actual primer ministro un viraje a la izquierda en la política de Israel sería un terremoto que llevaría a un inevitable desastre todos los logros que una sociedad como la israelí ha alcanzado. Los enemigos de Netanyahu no solo quieren ver destruida su persona sino el progreso al que ha llevado sus excelentes decisiones políticas.

La destructiva izquierda internacional tiene el oscuro objetivo de renunciar a Jerusalén como la Capital Indivisible de Israel descuartizándola en partes desiguales para que los árabes, juntos a la mencionada izquierda, pongan sus bases de lanzamientos de misiles más cerca del corazón de Israel que es una Jerusalén Unida. El asalto que se ha producido en España por parte del fascismo de izquierdas sigue la misma estrategia que han implementado en Venezuela o Nicaragua por citar dos ejemplos destructivos de políticas con profundos sesgos antisemitas.

Jerusalén es la capital indivisible e indiscutible de Israel, pero corre el riesgo de ser dividida por una izquierda que no le importa pactar con partidos islamistas para alcanzar el poder y destronar a Netanyahu definido por algunos como rey de Jerusalén. Madrid la capital de España y la capital de Israel Jerusalén están hermanadas por unas políticas de derechas que indican a seguir el camino a la paz y la seguridad de Israel. Todo giro a la izquierda es muy peligroso compañeros.

 

—————————————————————————————-
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.