España tiene que enfrentarse a una crisis económica grave y tener al frente a un gobierno socialista de izquierda, no parece ser la mejor solución.

El gobierno de Pedro Sánchez tiene preparadas varias estrategias para sostener la economía española, entre las que se encuentran el aumento de tres a cuatro meses del periodo de aplazamiento sin intereses de impuestos para pequeñas y medianas empresas (pymes) y autónomos. Además, se introducen adaptaciones para la presentación de la declaración del impuesto de sociedades y se permite retrasar hasta septiembre la publicación de la lista de deudores de la Agencia Tributaria.

Con respecto a las reformas impositivas, el objetivo del presidente es que se cargue más sobre las corporaciones y no las pymes, pero tomó distancia de la propuesta de ir contra las grandes fortunas como quieren sus socios de Unidas Podemos.

Estas son algunas de las medidas que se están tomando para, en cierta forma, hacer que la situación sea menos crítica, pero no todos los partidos políticos están de acuerdo y hay quienes piden optar por otras alternativas. Vox quiere que España se recupere de la crisis económica con la protección al turismo nacional, los productos españoles y las empresas y autónomos del país. “España no saldrá adelante con paguitas y cartillas de racionamiento”, declaró el portavoz del Comité de Acción Política del partido, Jorge Buxadé.

Además, el partido lanzó la campaña ‘Lo nuestro primero’, que tiene como objetivo promover la recuperación de la economía haciendo hincapié en las empresas españolas.

“España está al borde del colapso”, atacó Buxadé. Desde Vox están seguros de que la inoperancia del gobierno de Sánchez es lo que ha hecho que el país se encuentre en la situación actual y añadió que la única forma de rescatar al país es protegiendo a los trabajadores, empresarios y fortaleciendo al turismo.

Por su parte, Pablo Casado no dejó pasar la oportunidad para remarcar la inoperancia con la que el gobierno está actuando. En forma de ironía y haciendo una parábola con las fases de salida de la crisis sanitaria, dijo que en este caso, la primera, “fue la de la ocultación de la alertas”. La fase 2 “fue la de la incompetencia y las mascarillas” y la 3 “la del abuso del estado del alarma para tomar el CIS o Enagas” y añadió “es hacer oposición a la oposición. Quien no alaba a Sánchez, crispa”.

Como contraataque, Sánchez acusó a Casado de hacer “un frente común con la ultraderecha para intentar descabalgar al Gobierno, para intentar derrocarlo. Si va a tomar el camino de la unidad, aquí tiene al Gobierno, si es el de la bronca, ahí tiene a la ultraderecha”.

Mientras en la cúpula se pelean, hay un país que intenta sobreponerse a una de las mayores crisis de la historia, no sólo a nivel local, sino también en una escala global. En tanto y en cuanto el gobierno socialista se siga ocupando de la hipocresía política, lamentablemente el futuro no parece ser muy esperanzador.

———————————————————————————
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.