Maradona: ángel y demonio, vivió y murió como quiso

0
287
En la imagen, el exfutbolista argentino Diego Armando Maradona (izq) conversa con el expresidente cubano Fidel Castro (der). EFE/Archivo

Ya sabemos lo polémico y ambiguo que fue Diego Armando Maradona en toda su vida, por un lado el mejor jugador de futbol de Argentina y por otro sus ideales izquierdistas, presencia en marchas antimperialistas, y sus acercamientos íntimos con los líderes de las dictaduras latinoamericanas violadoras de los Derechos Humanos tales como Hugo Chávez y Fidel Castro, (del que era un devoto incondicional), pero al mismo tiempo sabemos que Maradona es un producto netamente capitalista, de hecho, guste o no, fue uno de los mejores productos que ha creado el capitalismo del siglo XX. Así de ambiguo fue.

Por un momento lo veíamos con Fidel Castro, y al siguiente lo veíamos haciéndole publicidad a una empresa multinacional, y al momento siguiente se veía que esa misma empresa multinacional lo posicionaba como el mejor jugador de la historia.

Pero veamos. ¿Qué le ha dado el capitalismo a Diego Maradona? Esto se resume en millones (muchos millones) de dólares, lujos, excesos, gustos excéntricos y prestigio por parte de lo que sus amigos odian. Ser muy amigo de anticapitalistas, comunistas y socialistas cuando vives del capitalismo y toda tu vida se basa en él, es algo cuando menos hipócrita, cínico e irracional. Y más aún llevar un tatoo del Che Guevara y de Fidel Castro dos comunistas genocidas históricos y vivir en Dubai.

Sobre Maradona, me gustaba como jugaba al fútbol pero no coincido en absoluto en cómo ha representado a su clase social, y se entiende en parte su resentimiento fuerte que sentía contra países como EE.UU. y Japón, no olvidemos que ese sentimiento proviene de la negativa de Japón a recibirlo por su relación con las drogas, y por Estados Unidos por la misma razón en asuntos de inmigración, y porque en el Mundial de 1994 lo fueron a buscar al finalizar el encuentro con Grecia y dio positivo en uso de efedrina que serviría para esconder otros anabolizantes, lo que lo obligó a retirarse del futbol activo de una manera humillante, así lo veía el resto mundo.

Pero de antiimperialista nada, ¿Se puede tener conciencia antiimperialista y a la vez ser amigo y aliado de la ultraderechista hampa napolitano? ¿Qué clase de comunista cobra miles de dólares por cada entrevista, se va a trabajar a países árabes con la ausencia de derechos humanos que los caracteriza, se gasta su fortuna en drogas, deja a la familia en un momento determinado al borde de la bancarrota para satisfacer sus adicciones?

Que en Argentina sea un ídolo precisamente por su caída y posterior recuperación y posterior caída nuevamente, lo entiendo y representa gran una virtud de los valores colectivos porteños, que han hecho que triunfen el tango, el psicoanálisis y todo lo que sea sensible de presentar en lo impoluto, un costado lacerado, una cultura que acoge con afecto al ganador en desgracia.

Pero que los comandantes que han condenado al ostracismo y la humillación a cualquier ciudadano que desease vivir de las mieles del capitalismo y su dinero y a la cárcel a los consumidores de mínimas cantidades de estupefacientes, declarasen que Maradona era el ejemplo de deportista humilde a seguir, es algo que mueve a la tristeza, y luego irremisiblemente a la más aguda indignación.

Sí, aquí es donde podemos afirmar que Diego Maradona es lo más parecido posible a los “comunistas caviar”.

Algo pertinente de saber es que la FIFA le ha dado mucho prestigio a Maradona. Maradona fue elegido como el jugador del Siglo XX de la FIFA.

La FIFA, un organismo internacional intensamente capitalista, ha aumentado la inmensa valoración de Maradona. La FIFA reporta que al menos el 95% de sus ingresos provienen de derechos de televisión, marcketing y licencias.

Maradona sin duda hizo feliz a una cantidad de gente desde la cancha, pero fuera de ella fue un misógino, golpeador de mujeres, adicto y lo más incalificable padre negador de hijos.