San Juan, 22 ene.- Más de 450.000 clientes de la eléctrica estatal de Puerto Rico continúan sin electricidad al cumplirse 4 meses del paso del huracán María, un drama humano y económico para la población de las áreas más remotas de la isla.

El director interino de la estatal Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Justo González, dijo que entre 450.000 y 460.000 clientes de la corporación pública permanecen aún sin servicio, sin dar una fecha de cuándo la totalidad de los cerca de 3,5 millones de puertorriqueños recuperarán la luz.

“Encontramos daños mayores de los que esperábamos”, dijo González en entrevista radial, tras añadir que se espera dar un salto de importancia en la recuperación durante el próximo mes de febrero, pero sin atreverse a hablar de porcentajes ni fechas.

La realidad es que solo un 67,5 % de los abonados de la AEE han recuperado el servicio cuando el pasado fin de semana se cumplieron los 4 meses desde que el huracán María devastara la isla caribeña un 20 de septiembre dejando el saldo provisional de más de sesenta muertos y daños que el Gobierno estima se acercan a los 94.000 millones de dólares.

Las infraestructuras de la isla quedaron completamente destrozadas, en especial la eléctrica de la AEE, compañía estatal que en ese momento atravesaba por una delicada situación financiera, incapaz de hacer frente a una deuda impagable cercana a los 9.000 millones de dólares.

El directivo sostuvo que una de las razones por las que el proceso de recuperación del servicio es tan lento se debe a que hay falta de los materiales necesarios para restaurar la infraestructura eléctrica.

“Ayer mismo llegó un barco cargado de material, por lo que queremos saber de qué disponemos para trabajar”, dijo González, que aseguró que sabe perfectamente el sufrimiento por el que están pasando los cientos de miles de puertorriqueños que todavía, 4 meses después, siguen sin electricidad.

En cuanto a las zonas más afectadas, indicó que el área de la isla más castigada es la sureste, en especial los municipios de Maunabo, Yabucoa y Naguabo.

El alcalde de Naguabo, Noé Marcano, dijo sobre el asunto que la zona comercial del municipio sigue sin electricidad, lo que supone un grave problema económico dada la imposibilidad de los negocios que allí se ubican de abrir sus puertas.

Marcano denunció que eso ha supuesto una pérdida de puestos de trabajo muy difícil de asumir para un pequeño municipio como es el de Naguabo, con poco más de 20.000 habitantes.

Diana Holland, responsable del Cuerpo de Ingenieros de EE.UU para la región que incluye a Puerto Rico, indicó por su parte que en su opinión se ha hecho todo lo posible por restablecer la electricidad en la isla.

El panorama futuro para la isla no es fácil, especialmente después que la semana pasada se divulgara que el Gobierno de Puerto Rico tendrá que esperar a que se complete un estudio sobre sus finanzas antes de recibir el préstamo de emergencia bajo el programa de Préstamos a Comunidades afectadas por Desastres (CDL, por sus siglas en inglés) aprobado por el Congreso en Washington.

El Congreso aprobó un préstamo de emergencia -de casi 5.000 millones de dólares- para ayudas por el huracán María, pero no se desembolsará hasta que quede probado que el Gobierno de San Juan está sin un céntimo.

La Junta de Supervisión Fiscal, entidad federal impuesta por Washington para tratar el asunto de la deuda, deberá certificar que las arcas públicas están vacías.

Para ello se deberá llevar a cabo una auditoría a cerca de mil cuentas bancarias del Gobierno de Puerto Rico en las que hay casi 7.000 millones de dólares.

La estatal Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) sostiene, sin embargo, que ese dinero tiene un uso limitado por tratarse de fondos federales y comprometido para el pago de la deuda en proceso de reestructuración.