Francisco Ángel Espartero Briceño,  18 de mayo 2016

Nueva Orleans (U.S.A) y sus alrededores continúan hundiéndose, aunque de forma muy variable, debido a una combinación de procesos geológicos naturales y otros inducidos por el hombre, según los resultados de un nuevo estudio en el que se ha empleado un radar de la NASA que hace su trabajo desde una aeronave sobrevolando la zona a examinar.

Las tasas de hundimiento observadas por el equipo de Cathleen E. Jones, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Estados Unidos, en general, son similares a las obtenidas en estudios anteriores llevados a cabo, usando información de radar obtenida de distinta forma.

La nueva investigación se he realizado gracias al estudio de alta resolución en cuanto a espacio examinado que se ha realizado hasta la fecha sobre el hundimiento regional en Nueva Orleans y alrededores. Además, en esta nueva investigación también se han medido los efectos del hundimiento y examinado las causas de este. El radar aerotransportado de la NASA pudo detectar el hundimiento o deformación incluso de estructuras individuales.

En el estudio, que cubrió el período que va de junio de 2009 a julio de 2012, han trabajado expertos de la NASA, la UCLA (Universidad de California en Los Ángeles) y la Universidad Estatal de Luisiana.

Las tasas de hundimiento más altas fueron observadas corriente arriba del río Misisipi, junto a grandes áreas industriales, en Norco, y en Michoud, con hasta 5 centímetros (2 pulgadas) por año.

Si bien el estudio cita muchos factores que contribuyen al hundimiento regional, los principales han resultado ser la extracción de agua subterránea y la desecación (retirada de agua superficial mediante bombeo para rebajar la capa freática, lo que evita los suelos empapados y el agua estancada).

——————————————————-

USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.