Por Jaled Abu Toameh

Mientras los líderes palestinos siguen librando una masiva campaña de incitación contra Emiratos por su acuerdo de normalización con Israel, algunos palestinos han mostrado su apoyo al mismo y acusado a aquellos de dañar las relaciones palestinas con los Estados árabes.

En las últimas semanas, el presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abás, y los dirigentes de su facción Fatah han acusado insistentemente a Emiratos y a su líder de facto, el príncipe heredero Mohamed ben Zayed, de “apuñalar a los palestinos por la espalda con una daga ponzoñosa” y traicionar a la mezquita de Al Aqsa, a Jerusalén y a la causa palestina; así como de violar lo contemplado en la Iniciativa Árabe de Paz de 2002, que estipulaba que los países árabes normalizarían sus relaciones con Israel sólo cuando este se retirara a las líneas de armisticio previas a 1967 y se estableciera un Estado palestino independiente con capital en la zona oriental de Jerusalén.

Las acusaciones han generado concentraciones de protesta en Jerusalén, la Margen Occidental y la Franja de Gaza, en las cuales se han quemado banderas de Emiratos y retratos de Ben Zayed.

No obstante, hay palestinos que no comparten el enfado de sus gobernantes con los emiratíes. Palestinos a los que les preocupa que la sobrerreacción de sus dirigentes ante el acuerdo Emiratos-Israel sea contraproducente y cause aún más daño a la causa palestina.

Pero a los barandas palestinos no parecen importarles lo que digan esas voces. Al ignorarlas, Abás y compañía demuestran una vez más que no tienen el menor reparo en ir contra los intereses de su propio pueblo. Peor aún: al condenar a diario el acuerdo Emiratos-Israel, están dejando claro que prefieren alinearse con Irán y con sus peones palestinos y libaneses –Hamás, la Yihad Islámica y Hezbolá– en el rechazo a cualquier compromiso con Israel.

Uno de los palestinos que se han atrevido a desafiar públicamente a la dirigencia es Suha Arafat, la viuda del exlíder de la OLP Yaser Arafat. Así, el otro día publicó en su cuenta de Instagram una disculpa que decía:

En nombre de quienes, en el pueblo palestino, son honorables, quiero pedir disculpas al pueblo emiratí y a sus dirigentes por el destrozo y quema de la bandera de Emiratos en Jerusalén y Palestina, y por la afrenta a los símbolos de los amados Emiratos.

Suha ensalzó a Emiratos por su apoyo al pueblo palestino y añadió:

Nuestras generaciones han de leer correctamente la historia para saber que Emiratos apoyó en el pasado y apoya en el presente al pueblo palestino y a su causa. Pido disculpas al pueblo y a los dirigentes de Emiratos por cualquier daño que haya hecho cualquier palestino a este pueblo atento y generoso, que siempre nos ha dado la bienvenida.

Las disculpas de Suha fueron criticadas por altos cargos que sostienen que no está facultada para hablar en nombre de los palestinos. Monir al Yagub, dirigente de Fatah, dijo: “Yo no he autorizado a nadie a disculparse ante Emiratos en mi nombre por normalizar sus relaciones [con Israel]”.

La pronta réplica de Al Yagub a la viuda de Arafat es indicativa de la determinación del liderazgo palestino en su campaña de incitación contra Emiratos y en no tolerar la menor crítica, aun cuando proceda de la anterior primera dama de Palestina.

Sin embargo, la crítica de Suha a la reacción palestina al acuerdo Israel-Emiratos es compartida por otros palestinos, muchos de los cuales temen expresar sus opiniones en público por miedo a las fuerzas de seguridad de la AP en la Margen Occidental.

Recientemente fue arrestado el artista y productor de televisión Abdel Rahmán Daher tras publicar un comentario en Facebook crítico con la postura del liderazgo palestino ante el acuerdo Israel-Emiratos. Su detención se ha contemplado como parte de la oleada represiva contra los críticos de la dirigencia y como un intento de disuadir a otros palestinos de respaldar públicamente el acuerdo de marras.

Merece la pena señalar que Suha Arafat reside en Malta y no en la Margen Occidental, donde probablemente habría sido detenida o interrogada por las fuerzas de seguridad.

Otros palestinos que se han atrevido a apoyar el acuerdo Israel-Emiratos son los que viven en el Golfo, sobre todo los residentes en los propios Emiratos, que tienen mucho que perder como consecuencia de la incitación de los dirigentes palestinos. Son decenas de miles los palestinos que viven y trabajan en Emiratos y otros Estados del Golfo.

El Dr. Muhamad Janfar, presidente del Comité de la Comunidad Palestina en Emiratos, destacó la profundidad de las históricas y estratégicas relaciones entre Emiratos y Palestina, según el diario de Dubai Al Bayán. Jafar ensalzó el apoyo emiratí a los palestinos, sobre todo en materia de ayuda humanitaria y en la financiación de proyectos relacionados con la vivienda, la sanidad y la educación en la Margen Occidental y la Franja de Gaza: “El pueblo palestino agradece esas posiciones, que dan cuenta de la fortaleza de las relaciones [entre los emiratíes y los palestinos”, declaró.

El poeta y periodista palestino Sameh Kaush, residente en Emiratos, destacó:

El tratado de paz entre Emiratos e Israel supone un avance significativo en las negociaciones de paz árabe-israelíes, que llevan 30 años estancadas. Este importante logro reduce las expectativas árabes, que destrozaron muchas de nuestras vidas e ilusiones y desperdiciaron miles de millones de dólares que podrían haber sido invertidos en tecnologías modernas y en las generaciones futuras. Como palestino, tengo plena confianza en la sabiduría del liderazgo emiratí, en su perspicacia y en su auténtica filiación árabe. El que ha dado Emiratos es un paso importante para el logro de una paz integral.

Salem al Qaisi, intelectual y hombre de negocios palestino residente igualmente en Emiratos, sostiene:

Llevo 47 años en Emiratos, y estoy orgulloso de estar en este honorable país. El pueblo de Emiratos y sus gobernantes han defendido siempre los asuntos árabes. El acuerdo [Israel-Emiratos] es una decisión sensata y audaz que llevará la paz a toda la región.

Moataz Fanús, asesor jurídico palestino también residente en Emiratos, comenta que los líderes emiratíes han mostrado al mundo que tienen un papel en la consecución de la paz y en el apoyo de la causa palestina. A su juicio, el acuerdo “viene en apoyo de los derechos e intereses palestinos porque abre una nueva puerta al diálogo y la negociación, y alienta la paz en Oriente Medio”.

Said Nuri, experto en educación, da las gracias a los dirigentes emiratíes “por respaldar los derechos palestinos y una paz justa”, destacando que en el pasado Emiratos ofreció apoyo material, político, económico y moral a los palestinos.

Al saludar el acuerdo israelo-emiratí y ensalzar al liderazgo emiratí, estos palestinos hacen control de daños ante lo que han hecho Abás y los dirigentes palestinos al lanzar su agresivo ataque contra el príncipe heredero Ben Zayed y acusarle de traidor.

Ciudadanos de Emiratos, Arabia Saudí y otros Estados árabes han condenado rotundamente los vehementes ataques del liderazgo palestino contra Ben Zayed, que han incluido la quema de la bandera emiratí, y acusado a los palestinos de “desagradecidos”.

Al insistir con sus ataques contra Emiratos y otros países árabes que, según se informa, están considerando establecer relaciones con Israel, Abás y los demás líderes palestinos están no sólo infligiendo un daño tremendo a las comunidades palestinas de la región, sino cebando al voraz campo contrario a la paz en los mundos árabe e islámico. Al detener y amenazar a los palestinos que se atreven a defender públicamente el acuerdo israelo-emiratí, están demostrando de nuevo que, como todos los demás dictadores árabes, consideran los derechos humanos un privilegio que sólo ellos merecen.

 

—————————————————————————–
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.