¿Qué podemos esperar los Latinos de Biden?

0
275

Pasaron las elecciones y Joe Biden fue el ganador. Si bien el candidato demócrata se llevó más del 60% de los votos hispanos, muchos de nosotros pensamos sobre qué nos deparará esta nueva presidencia demócrata ya que en el pasado cercano siempre se llevaron nuestros votos pero no nos han beneficiado de la manera que tendrían ya que gracias a nuestros votos es que llegan a esas posiciones de poder.

“No es exagerado decir que el futuro del éxito de este país depende de que los hispanos tengan las oportunidades y las herramientas que necesitan para triunfar”, dijo Biden en un reciente discurso en California. Y con casi 60 millones de hispanos viviendo en los Estados Unidos según una estimación de la Oficina del Censo, Biden le habla a aproximadamente el 18% de la población total de Estados Unidos, y eso no es poco.

El compromiso del presidente Biden de impulsar a los latinos en Estados Unidos no es nuevo. Pero veamos en que han beneficiado a los Latinos los recientes gobiernos demócratas.

Los programas de recuperación económica de la administración Obama-Biden por ejemplo ayudaron a reducir el desempleo latino a 5.9% en 2016, por debajo de un máximo de casi 13% en 2009. Y después de que se promulgó la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA por sus siglas en inglés) en 2010, los latinos se vieron beneficiados. Para 2019, más de 4 millones de hispanos tenían acceso a cobertura de atención médica crítica según las pautas de ACA. Antes de esta legislación, los hispanos tenían las tasas iniciales más altas de personas sin seguro médico del país.

Durante toda su campaña presidencial  Biden ha prometido trabajar para garantizar la igualdad de oportunidades para las familias latinas en todo el país con un plan que incluye entre otras cosas ampliar el acceso a una atención médica asequible y de calidad.

Biden promete aprovechar el ACA para brindar a todos una opción pública asequible, al tiempo que permite que las personas elijan si usar esa opción pública o mantener su cobertura privada.

El plan también reducirá las primas y cubrirá automáticamente a unos 5 millones de estadounidenses de bajos ingresos que serían elegibles para Medicaid si no fuera por la negativa de los gobiernos estatales a expandirlo.

El presidente electo también indicó durante su campaña que duplicará los fondos para los centros de salud comunitarios que a menudo brindan atención a inmigrantes indocumentados y restablecerá los fondos para Planned Parenthood, que trata a casi 750 mil pacientes latinos en todo el país.

Biden también prometió algo que se viene prometiendo desde hace décadas, y es asegurarse de que los latinos tengan acceso a las mismas oportunidades para unirse a la clase media.

Para ello dice que comenzará aumentando el salario mínimo federal a 15 dólares la hora, restableciendo el pago de horas extras a millones de trabajadores y eliminando las cláusulas de no competencia y otros requisitos que dificultan la transición a trabajos mejor pagados.

También prometió que continuará luchando por los derechos de los trabajadores a formar sindicatos. Y otra promesa del presidente electo fue la de ampliar el acceso a una educación y capacitación asequibles y de calidad más allá de la escuela secundaria.

Si bien esta promesa es una de las más difíciles de cumplir ya que muchos la tildan de progresista (algo que Bernie Sanders viene predicando durante décadas por ejemplo) Biden prometió proporcionar dos años de colegio comunitario sin deudas y reducir a la mitad el límite de los pagos de préstamos estudiantiles a solo el 5% de los ingresos discrecionales por encima de los $25,000 dólares. El presidente electo también prometió realizar una inversión de $70 mil millones de dólares en instituciones hispanas y otras instituciones que atienden a minorías. Según su plan, los beneficiarios de DACA calificarán para estos beneficios por primera vez.

Pero sus promesas no terminan ahí, Biden también prometió proteger a las comunidades hispanas y de color de los impactos ambientales y para ello invertirá $1.7 mil millones de dólares en la construcción de una economía de energía limpia, creando 10 millones de empleos y asegurando que las comunidades más dañadas por la injusticia ambiental se beneficien primero.

También aseguró que se unirá al Acuerdo Climático de París y buscará sociedades con otros países alrededor del mundo para aumentar sus objetivos climáticos. Otra de sus formas de combatir el cambio climático son las medidas que tomará contra “las compañías de combustibles fósiles y otros contaminadores que anteponen las ganancias a las personas, dañan nuestro medio ambiente a sabiendas y envenenan el aire, la tierra y el agua de nuestras comunidades, o bien ocultan información sobre posibles riesgos ambientales y de salud”, como indicó en uno de sus discursos pre electorales.

Resumiendo, son muchas promesas, veremos si algunas de ellas o quizás todas se concretan. Desde un punto de vista real es muy difícil que todo esto se pueda lograr en apenas 4 años pero los hispanos estamos acostumbrados a esperar y sobre todo a creer así que dejemos pasar el tiempo y veamos que sucede. En cuatro años volveremos a votar y utilizaremos nuestro voto una vez más para juzgar.