Moscú, 23 sep.- El Gobierno ruso repasó hoy el plan nacional de recuperación de la economía, dotado de casi 64.500 millones de euros, en un momento en el que los casos de coronavirus vuelven a aumentar y el número de pobres ha subido a 20 millones de rusos.

“Todos entendemos que la propagación el coronavirus ha afectado los ingresos de los ciudadanos y las dinámicas de la economía en su conjunto. Tenemos que reactivar procesos positivos y avanzar”, dijo el primer ministro, Mijaíl Mishustin, en el consejo de ministros.

El plan de acción bienal pretende restaurar con unas 500 medidas el empleo y la demanda, apoyar a autónomos y pymes, lanzar un nuevo ciclo de inversión, mejorar el clima empresarial y acelerar el desarrollo tecnológico, además de aumentar las exportaciones y reducir las importaciones.

El programa, que tiene un coste de unos 5 billones de rublos (64.408 millones de euros o 71.725 millones de dólares), es la respuesta del presidente ruso, Vladímir Putin, a la pandemia del coronavirus.

Esta ha causado una contracción del PIB del 3,4 % en el primer semestre y provocado un desempleo del 6,4 % y una caída de al menos un 3 % de los ingresos de los ciudadanos.

AUMENTA LA POBREZA

La pandemia ha generado además un aumento de la pobreza en Rusia en los últimos meses, que ha obligado a Putin a intervenir.

El presidente ruso admitió hoy en un discurso en el Kremlin ante los miembros del Consejo de la Federación (Senado) que los niveles de pobreza “recientemente han empeorado debido a la epidemia” del coronavirus.

Entre abril y junio, es decir en plena propagación de la COVID-19, el número de rusos con ingresos por debajo del nivel de subsistencia (11.468 rublos en el segundo trimestre, es decir 150,6 dólares o 128,4 euros) aumentó en 1,3 millones de personas, hasta 19,9 millones, lo que representa el 13,5 % de la población.

“Quisiera llamar la atención de nuevo sobre una de nuestras tareas clave, que es reducir el nivel de la pobreza. Este problema ha sido y, desafortunadamente, sigue siendo uno de los más dolorosos para nuestra sociedad”, recalcó Putin.

De no lograr frenar la tendencia a la baja, el problema aún se agravará más, dado que la pandemia no tiene visos de acabar pronto.

AUMENTO DE CASOS DE CORONAVIRUS

Rusia, con 1.122.241 casos de COVID-19, es el cuarto país del mundo por número de contagios y vuelve a acercarse a los 6.500 casos diarios, cifras no vistas desde principios de julio.

Sobre todo en Moscú, principal foco de la pandemia en Rusia, vuelven a aumentar los contagios y la capital rusa roza ya los 1.000 nuevos casos diarios.

Las autoridades sostienen que todo está bajo control y Putin, quien hoy aseguró que el sistema sanitario está “preparado para resistir de manera eficaz al coronavirus y a la temporada de gripe”, apuesta fuerte por las vacunas rusas.