Londres, 19 jun.- El secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, advirtió de que las profundas divisiones que hay entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y sus aliados europeos no desaparecerán, y pidió trabajar para evitar la ruptura de la unidad occidental.

En un artículo publicado en el periódico británico “The Guardian”, Stoltenberg reconoció que “no hay certeza de que la relación transatlántica y su alianza militar vayan a sobrevivir”.

El exprimer ministro noruego admitió que “las nubes de tormenta política” entre ambas partes están causando tensión en los vínculos que unen a los aliados de la OTAN, tras las críticas de Trump contra la canciller alemana, Angela Merkel, por su política migratoria.

“Donde persistan las diferencias, tenemos que limitar cualquier impacto negativo de nuestra cooperación de seguridad”, señala Stoltenberg, quien este jueves se reúne en Londres con la primera ministra británica, Theresa May, en la residencia de Downing Street.

“Desde que la alianza fue creada hace casi 70 años, los pueblos de Europa y América del Norte han disfrutado de un periodo de paz y prosperidad sin precedentes. Pero, a nivel político, los vínculos que nos unen están bajo tensión”, escribe el titular de la OTAN.

“Hay verdaderas diferencias -añade- entre Estados Unidos y otros aliados sobre asuntos como el comercio, el cambio climático y el acuerdo nuclear de Irán. Estos desacuerdos son reales y no van a desaparecer de la noche a la mañana”.

Trump se refirió esta semana a la crisis que sufre Merkel por sus políticas migratorias y criticó que la actitud europea en este asunto esté permitiendo un cambio “radical” de su cultura.

No obstante, con motivo de la cumbre de la OTAN en julio, Stoltenberg destaca el renovado compromiso de Trump con la Alianza Atlántica y resalta el aumento de la financiación.

“Estados Unidos y Canadá están intensificando sus compromisos con la seguridad de Europa. De hecho, desde que asumió el poder, la administración de Trump ha aumentado los fondos para la presencia de EE.UU. en Europa en un 40%. El último tanque de batalla dejó Europa en 2013 pero ahora están de vuelta en forma de una nueva brigada blindada de EE.UU.”, señala el secretario general.

Agrega que los aliados europeos también están aumentando sus aportes, gastando miles de millones en Defensa y asumiendo la responsabilidad de la seguridad.

“Es -y siempre lo ha sido- de nuestro interés fundamental estar juntos en Defensa. Y esto es tan cierto ahora como siempre. Porque afrontamos el medio ambiente de seguridad más impredecible en una generación: El terrorismo internacional, la proliferación de armas de destrucción masiva, los ataques cibernéticos y, por supuesto una Rusia que ha utilizado la fuerza contra sus vecinos”, añade.

Stoltenberg se reunirá mañana con el ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, y el titular de Defensa, Gavin Williamson, antes de entrevistarse el jueves con May y pronunciar un discurso en el palacete londinense de Lancaster House.

La OTAN celebrará su cumbre los días 11 y 12 de julio en Bruselas, en la que se tratará de su modernización, entre otros asuntos.